Coincidencias que hacen soñar a Francia

AGENCIAS

Moscú.- Una nueva Final, pues 20 años después del título Mundial de 1998, de nuevo con Didier Deschamps, la Selección de Francia está en el centro de la escena en este Mundial Rusia 2018.
Obviamente las generaciones son diferentes, pero hay algunos puntos en común que hacen soñar a los aficionados de los Blues con una nueva Copa del Mundo, de cara a la Final del domingo.

1. De Deschamps a Deschamps
Su cara está presente en los dos casos: Didier Deschamps, de capitán de la generación Zinedine Zidanea seleccionador de la camada Kylian Mbappé. Entre tanto, el mundo del futbol se ha transformado completamente, iniciando por transferencias de montos astronómicos, pero Deschamps conserva su sello hasta este momento, su etiqueta de “Padre de la victoria” del fútbol francés. “Tiene la marca de ganador”, dice su mano derecha. Guy Stephan.

2. Titi y Kyky
Francia 1998 contaba en sus filas con dos jóvenes que prometían, Thierry Henry y David Trezeguet, de 20 años. Francia 2018 cuenta con el prodigio Kylian Mbappé, de 19 años y medio. La comparación se ha trazado entre Henry y Mbappé, ambos con pasado en el Mónaco.
Titi había marcado tres goles en 1998 (uno contra Sudáfrica y dos ante Arabia Saudita). Kyky también, 20 años más tarde, aunque sus perlas han sido mucho más importantes, especialmente su doblete frente a la Argentina de Lionel Messi en Octavos de Final (4-3).
Cabe mencionar que Henry culminó su campaña con los Bleus como máximo artillero de la historia con 51 tantos.

3. Guivarc’h y Giroud
Misma paradoja en los dos equipos, con hombres llamados teóricamente a marcar que no han anotado tantos en el torneo. Stephane Guivarc’h “no convirtió en la Copa del Mundo 1998, (Christophe) Dugarry anotó apenas un tanto. Es verdad que si ganamos y yo no anoto, seré campeón del mundo, eso sería un orgullo mayor”, afirmó Olivier Giroud. El gigante del Chelsea, útil en el combate aéreo y en el juego de espaldas al arco, puede reivindicar el trabajo ‘sucio’ que hace al servicio de los Bleus. En 80 selecciones, ha gritado 31 goles, colocándose en el cuarto escalón de máximos artilleros de la historia de la Selección de Francia.

4. Solidez defensiva
De Francia 1998 y del seleccionador de aquel entonces Aimé Jacquet, Deschamps ha conservado una filosofía de juego basada en la solidez defensiva. Del once de Jacquet, destaca el trío defensivo compuesto por Christian Karembeu, Didier y Emmanuel Petit, corriendo delante de la zaga central conformada por Marcel Desailly y Laurent Blanc, además del portero Fabien Barthez.
En 2018, los Bleus se apoyan en el incansable recuperador N’Golo Kanté, asociado a un Paul Pogba más corredor, sobrio y defensivo. La zaga la arman Raphaël Varane y Samuel Umtiti, imperiales ante Bélgica en semifinales (1-0), así como el portero Hugo Lloris, quien aparece cuando el equipo lo necesita. Delante de ellos, Deschamps ubicó a Blaise Matuidi, un falso extremo izquierdo que va y viene pensando más en el repliegue que en el ataque, como lo hacía Petit.

5. De Thuram a Pavard
Esta Copa del Mundo 2018 ha permitido a los dos laterales, Benjamin Pavard y Lucas Hernández, darse a conocer. Antes del Mundial 1998, durante la Eurocopa 1996, Lilian Thuram y Bixente Lizarazu se habían hecho un hueco en los Bleus, para terminar consagrándose en París dos años más tarde. El paralelismo entre Pavard y Thuram es claro: dos centrales transformados en laterales derechos.
Pavard convirtió un golazo contra Argentina (4-3) que recuerda a aquel doblete de Thuram contra Croacia en Semifinales de 1998.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*